Día de portadas

Hoy es un día de portadas. Dos para Otegi en medios estatales. ¿Cómo era eso de la normalización política? En España, imposible. #EginHerri

Publicado en Ignominioso microblogging | Deja un comentario

La portada del Correo de hoy “se sale”

Hoy en la portada del Correo creo que han hecho récord. Bueno, seguramente no, y menos contando con su alineamiento con Paquito durante tantos años, pero sin duda la portada de hoy es tremebunda. De mayor a menor oprobio:

“La sucesión de denuncias por agresiones sexuales enrarece el verano vizcaíno”. Porque son las denuncias lo que enrarece, no las agresiones. Por si acaso destacan bien que los cinco casos de abuso son supuestos: “En 72 horas se han conocido cinco supuestos casos de abusos en Getxo, Bilbao, Durango y Portugalete”; cuando lo que es necesario es mostrar la presunción en cuanto a autoría. ¡Olé y olé para El Correo!

“El Rey Juan Carlos se estrena en la Aste Nagusia”. Porque el rey emérito es el rey del Correo, y porque una buena foto de la familia real en Bilbao en portada, es mucha portada para El Correo. Si además es en defensa de la tauromaquia, nadie les podía quitar el gustazo. ¡Y olé para El Correo!

“La Junta Electoral pone la primera traba a la candidatura de Otegi”. Porque en “Bildu” somos muy victimistas, pero la campaña del Correo de mostrar los dientes a la izquierda soberanista, prediciendo lo que iba a ocurrir esta mañana, no queda clara ni nada… ¡Olé!

Maneiro en portada de nuevo, “Maneiro explica la renuncia de UPyD”, porque UPyD es vital para la sociedad vasca y para la precampaña de unas elecciones a las que no se presentarán.

“Alfonso Alonso pide el apoyo del PNV a Rajoy y C’s le advierte que es «incompatible» con su pacto” porque siempre está bien echar una mano con el quiebro del PNV que a finales de Octubre del año pasado en palabras de Josu Erkoreka no descartaba un gobierno de PP, C’s, PNV, y ahora intentan indicar la mentira de que no hay partido más alejado a Ciudadanos que ellos.

Y podría añadir alguna cosa más. Todo eso en una portada. ¡Unos cracks! ¡Olé, olé y olé! ¡Las dos orejas y el rabo para El Correo!

elcorreo.750

Publicado en Ignominia densa | Deja un comentario

Con la ventana en las narices

Graphic1

La política, el cómo nos organizamos los seres humanos, siempre es una cuestión en primera persona. Y es así seas consciente de ello o no, aunque paradójicamente es dicha consciencia la que forma el sujeto. El sujeto es el “yo”, el “nosotros/as”. He juntado unas frases que tal vez puedan sonar rimbombantes, pero no deja de ser un hecho que la sociedad vive en una continua crisis de identidad, y nos movemos en base a sus bandazos.

Yo, como sin duda hacemos la mayoría, veo el tiempo político de forma completamente subjetiva. Soy consciente de ello y de que la mayor parte de quienes están a mi alrededor, ven el tiempo político de forma distinta, incluso quienes coinciden, por ejemplo, con mi opción de voto. Personalmente me sitúo en un ciclo que abrió “Zutik Euskal Herria”. Y no como proceso, sino como documento final trasladado al público. En dicho documento la izquierda abertzale trazaba un camino en el que el “nosotros/as” debía situarse en el punto adecuado para crecer y empujar una ventana bien cerrada, hasta romper uno de sus cristales y colarse dentro. Aquí comienza la metáfora que da título a mi artículo. Meses antes de que el Tribunal Constitucional tirara el Estatuto de Autonomía de Cataluña y más de un año antes de que surgiera el 15M, este documento de la Izquierda Abertzale hablaba de trabajar en base al agotamiento del sistema, a la crisis del régimen del 78. En el momento de hacer público el documento final, varios de quienes impulsaron este proceso de debate que deseaba poner en jaque al régimen, entre quienes destacaba públicamente Arnaldo Otegi, estaban en la cárcel debido al mismo.

La presentación del acuerdo de Gernika, de Lortu Arte y de Euskal Herria Ezkerretik rompía desde Hego Euskal Herria el enroque del Estado español. Se mostraba más claramente la cara del régimen del 78. Se creaba Bildu, que independientemente de su situación legal, golpeaba el tablero poniendo en jaque al régimen. En ese mismo momento se creó un “nosotros/as” formado en gran parte por quienes deseaban romper con el régimen, a los que se sumaban también gente que al menos deseaban abofetearlo y podía seducirles la idea de romper. El golpe en el tablero fue suficiente como para afectar a capas populares de todo el Estado, que se situaron en el debate, y mostraron ansias de cambio.

Este sujeto no se quedó mirando como las vacas al tren al 15M, como he podido leer en varios artículos, sino que era parte y uno de los orígenes del mismo. No hay más que ver los resultados electorales de Amaiur para comprobarlo. Ese “nosotros/as” era una expresión de las ansias de cambio.

Cuando tanta gente empuja una ventana y ves cómo cede, cómo las grietas en el cristal se amplían, es fácil que tengas la idea de que, cogiendo impulso, tal vez puedas abrirla con un buen golpe en el centro, en el mismo cierre. En las últimas elecciones europeas surgió entre un grupo de madrileños abanderados por Pablo Iglesias la teoría de “tomar el cielo por asalto” o “la ventana de oportunidad”. Se presentó de forma modesta, pero ya formaba parte del subconsciente de la gente. De hecho, la propia teoría jugaba con ello, con ese subconsciente e ilusión, que en la misma liga que pueda jugar el amor romántico, atrajera la suficiente masa crítica en un “nosotros/as” que rompiera el cierre de la ventana con un golpe decisivo en las elecciones generales. Todo ello culminaba, tras varias citas electorales y varios hitos, con “Unidos Podemos” presentándose en las elecciones españolas del 26J.

Para llevar adelante esa teoría, en Euskal Herria y Catalunya pedían que la gente dejara de presionar el cristal, que se fueran a golpear el cierre de la ventana. Hubo quienes pensaron, e incluso dijeron claramente, que la ventana no cedería. Incluso indicaron que era mucho más sencillo e inteligente romper un cristal. Una expresión concreta de cierto “nosotros/as” denominada EH Bildu, entre otros en boca de Arnaldo Otegi, dijo que la ventana no cedería golpeando el cierre, pero que podían contar con ellos y ellas para abrir la ventana como fuera posible. Lo dijeron por un lado muy conscientes de que un buen golpe ya era inevitable; y por el otro conscientes también de que muchos dejarían de empujar el cristal para intentar ese golpe al cierre de la ventana.

Mucha gente pensó que dejar de empujar el cristal un momento y sumarse a intentar golpear el cierre podría ser buena idea. Hubo quien lo hizo con ilusión, y quienes lo hicieron sin ella. Y finalmente pudimos ver que hubo golpe, pero sin duda no fue suficiente, como muchos y muchas adelantaron. La ventana no cede.

Ese es el momento del ciclo que yo contemplo: tras marcarse como factible el objetivo de romper el cristal desde Euskal Herria, han pasado los años y lo que ha ocurrido es que se han abierto amplias grietas desde Catalunya y se ha pegado un fuerte golpe en el cierre, que se ha demostrado totalmente insuficiente a pesar de haber retirado cierta presión en los cristales en Catalunya y Euskal Herria.

Hay una secuencia que personalmente marco como de gran importancia para la correcta lectura del momento actual: Arnaldo Otegi tendiendo la mano a la izquierda española en su bienvenida tras salir de la cárcel, el acompañamiento de EH Bildu en el gesto y la carta abierta de Oskar Matute a Pablo Iglesias situando de nuevo en un proceso constituyente en Euskal Herria la posibilidad de acabar con el régimen del 78.

La ponencia de Pablo Iglesias junto a compañeros y compañeras en la Universidad Complutense de Madrid el día 4 de Julio sin duda es una clara respuesta a esa secuencia. En su locución niegan la crisis del régimen del 78: si existió, si hubo oportunidad, no lo conseguimos. Bajan los brazos, y sitúan como posibilidad que con el tiempo “Unidos Podemos” derivando en una fuerza socialdemócrata y alejándose de su imágen y propuestas “outsiders”, que generan miedo a la sociedad española, consiga cuota de poder al mismo tiempo que consiga mantener como objetivo acabar con el régimen. Viendo la grabación (que realmente recomiendo ver al menos las dos primeras intervenciones), no hay que ser ningún psicólogo erudito para poder ver en sus caras la poca confianza que pueden tener en esa posibilidad. Sus bases comienzan a responder y recogen la negación de la crisis del régimen, aunque una parte preferiría volver a un discurso menos socialdemócrata y más “15M” que no pierda el objetivo y otra, aparentemente mayoritaria, acepta esa posibilidad de ser el recambio del PSOE. El debate continúa, pero es fácil ver el bloqueo en el que se sitúan. Hay quienes incluso se hacen trampas al solitario retorciendo algunas palabras de Iglesias: al mismo tiempo que niegan la crisis del régimen sitúan como causa de que no se abriera la ventana el millón de votos perdidos respecto a las anteriores elecciones.

Hace un par de años dije que Podemos en la CAV o terminaba convirtiéndose en una fuerza soberanista vasca o terminaría siendo poco más de lo que era por entonces el “quinto espacio”. Ahora se han sumado en “Unidos Podemos” esas fuerzas que entonces conformaban el “quinto espacio”, siendo Podemos totalmente mayoritaria. Desde Madrid “Podemos” niega hoy la crisis del régimen y el “consejo autonómico de Euskadi”, que es considerado “oficialista”, sin duda coinciden con el diagnóstico. Ahora son “Podemos” quienes dicen “no se puede”. Ante la propuesta de romper con el régimen del 78 a través de un proceso constituyente en Euskal Herria, la respuesta de “Podemos” es que no, que prefieren esperar a tiempos mejores. Tras situarse en un “nosotros” muy concreto hasta las últimas elecciones españolas (el “nosotros/as” de quienes desean romper hoy y ahora con el régimen del 78), bajan los brazos, no desean intentarlo desde la Comunidad Autónoma Vasca. Debido a ello se sitúan en las próximas elecciones como formación que no busca la soberanía social, que no desea ser una expresión popular, sino simplemente entrar en el parlamento vasco para fortalecer su proyecto como fuerza socialdemócrata española.

Hay otro importante agente que he evitado nombrar hasta ahora, el PNV. Sinceramente, no creo que sea necesario decir mucho sobre el mismo más allá de que respecto a este partido, la distancia entre apariencia hacia la sociedad y hechos es un debate más apasionante que cualquiera que tenga que ver con metáforas de ventanas. Unidos Podemos se plantearon una campaña basada en la confrontación con el PNV, pero comprendieron que se encontrarían con un frente doble e irregular. La verdad es que no sé si podría darle un nombre adecuado a eso que se encontrarían, tal vez “reacción y vasquismo” podría serlo. Y aunque esto podría llegar a afianzar su tercera posición de cara a las siguientes elecciones, el refuerzo que obtendría el PNV es previsible que se complicaría desbancarlo, y sería fácil prever que, sin cambios de calado en el proyecto, con el tiempo acabarían cayendo a su posición proyectada desde el resto del Estado, y que vendría a ser la quinta posición en la CAV, por detrás del PP y PSOE. Debido a ello, es previsible que hagan una campaña que intente otorgarles su propio espacio como fuerza socialdemócrata española, con todo el apoyo de unos medios, que aunque les están dejando de lado en muchos aspectos, continúa siendo su gran fuerte. La elección de su candidata, Pili Zabala, es en parte muestra de ello, aunque preocupa cómo pueda desenvolverse con personas como Idoia Mendia en frente, que sin duda pugnará en parte por dicho espacio.

EH Bildu se propuso escuchar a la gente y llevarlo a la práctica, y creo que lo que ha percibido son las ansias de romper con ese régimen del 78 en crisis; que lo que ha visto es que este “nosotros/as” que deseamos el fin del régimen del 78, lejos de haber disminuido, es mayor que nunca; que ha confirmado que el deseo de la gente realmente es construir un país digno, hacer presión en el cristal de la ventana hasta que se rompa, y seguir un camino en libertad. Desgraciadamente ninguna fuerza política parece un gran aliado para ello. Por ello considero que EH Bildu necesita ganar en las siguientes elecciones, sin mirar sondeos que indiquen hasta dónde se puede o no llegar; obtener los resultados que fuercen a otras formaciones a permitir que este país, con todos sus agentes sociales, avance como desea hacia la dignidad, hacia una sociedad más justa.

Termino con unas palabras de un reciente artículo de Arnaldo Otegi:

“Quiero hacerme eco de los sentimientos de decepción que he observado en nuestro pueblo por la impotencia y la frustración generada tras los resultados electorales en el Estado español. La evidencia de que el cambio no es posible se ha abierto paso y lo ha hecho, además, de manera transversal. A todos esos conciudadanos y conciudadanas me dirijo, para decirles que hay esperanza, que el cambio es posible, que el cambio es necesario y que ese cambio puede empezar a materializarse en las próximas elecciones de otoño. Porque aquí, en Euskal Herria, sí se puede, desde el soberanismo y la izquierda.”

Aquí sí se puede.

Publicado en Ignominia densa | Deja un comentario

Mapas

Estos son dos mapas poco comparables. Para empezar el de la izquierda va por provincias y es de un referéndum, y el de la derecha es por comunidades y es de unas elecciones.

El mapa de la izquierda es una de mis bases ideológicas. Hoy con perspectiva, hago el análisis de que construí gran parte de mi ideología política alrededor de ese mapa.

Espero que el mapa de la derecha, prácticamente repitiéndose en seis meses en los que se han destapado infinidad de escándalos, remueva ciertas conciencias. De verdad, espero que lo haga. Tal vez pueda suponer algo similar a lo que siempre ha supuesto para mí el de la izquierda, el de los resultados del referéndum de la OTAN.

mate

Publicado en Ignominia densa | Deja un comentario

Me alegra la coalición de IU y Podemos

Iglesias-Sanchez-Errejon-Podemos-IU_EDIIMA20160509_0687_18

 

Como curiosidad, si alguien se pusiera a perder el tiempo mirando mi muro de Facebook de hace años, podrá ver que yo compartí varios vídeos de Alberto Garzón y Pablo Iglesias mucho antes de que entraran en primera línea política (como miembro de ATTAC uno y como presentador de La Tuerka el otro). De hecho Alternatiba, cuando ya formaba parte de Bildu, invitó a ambos a sendas charlas.

Me alegra la coalición de IU y Podemos. La acumulación de fuerzas de izquierda en el ámbito parlamentarista ahora mismo es esencial. Por desgracia no hay que olvidar una cosa. Ojalá me equivoque, pero que IU y Podemos queden por encima del PSOE no facilitará un gobierno progresista, sino que les animará a abstenerse o formar parte de un gobierno con PP y C’s. Ni siquiera superar al PP, un imposible del que nos intentarán convencer Garzón e Iglesias, cambiaría mucho el tema. El caso es que también me preocupan algunas cuestiones del acuerdo de IU y Podemos. No lo he leído bien, así que sólo es una reflexión a botepronto.

-Fijar la subida de las pensiones en base al IPC, que está por los suelos, en lugar de defender la recuperación del poder adquisitivo de los pensionistas.

-Que los autónomos no enfrenten las deudas con todo su patrimonio. Vamos, cargar públicamente con deudas de los autónomos que quiebren. Un concepto que me rompe por completo ¿eso es izquierda? Em… perdón, ¿eso es de sentido común?

-No se subraya la revisión de los niveles de dependencia, método principal que han utilizado para recortar las ayudas.

-Nueva ley de educación (y vamos por la…). Eliminación de los conciertos escolares, lo que en principio me parece bien, pero me preocupa el cómo.

-Falta de concreción para la nueva ley electoral, y esto también me preocupa, la verdad.

-Referéndum sólo para Cataluña. Por estos lares sólo ofrecen “encaje por narices” unos y “federalismo por huevos” los otros, parece.

-No a la salida de la OTAN. Esto a mí personalmente me resulta crítico, ya que personalmente no podría votar a una fuerza que no fuera claramente contraria a la OTAN.

-No a quitar la monarquía. Por desgracia, mucho más recambio que cambio. Es lo que hay.

A pesar de todo ello, insisto, me parece positivo el acuerdo y tengo que seguir mirándolo.

Haré un artículo extendido respecto a EH Bildu, pero querría destacar que el voto a EH Bildu (para conseguir de 3 a 6 diputados) me parece triple:

-Como ya se han expresado sus portavoces, en el Estado cualquier alternativa real de gobierno en la que esté esta nueva coalición de IU+Podemos, será apoyada por EH Bildu. No hay más que ver en qué bloques ha votado EH Bildu en la última legislatura para ver que lo imposible sería lo contrario, pero es positivo que se diga claramente.

-Se llevará una voz clara respecto a multitud de cuestiones donde otros prefieren (o incluso deben, por desgracia) ser menos concretos. Una voz clara respecto a lo social y desde una perspectiva de izquierda vasca, sin complejos. De nuevo tenemos como ejemplo los últimos años. No hay más que ver algún vídeo de Sabino Cuadra para entender que han dicho lo que otros no quieren o no pueden decir.

-Se defenderá la soberanía popular. Procesos como el vasco o el catalán, además, son una oportunidad para el resto de la ciudadanía del Estado español. Una pequeña parte de la izquierda estatal, lo ha sabido ver y defender.

Publicado en Ignominia densa | Deja un comentario

Arnaldo Otegi: “Mariano Rajoy está anclado en el pasado; nosotros miramos al futuro”

Seamos claros, el PP va a seguir utilizando el conflicto vasco para intentar esconder toda su basura. No conseguirán esconderla, pero continuarán crispando a la ciudadanía. De aquí a que el Estado español tenga un gobierno estable, sufriremos las consecuencias, y por desgracia “es lo que hay”. Nunca me ha gustado el mensaje “España es nuestra ruina” en sentido ecónomico, porque necesita demasiada pedagogía para poder comprenderse con todas sus aristas; pero a nivel sociopolítico, eso es tan cierto y tan obvio, como lo es la existencia de, por ejemplo, el propio Partido Popular.

Publicado en Ignominia densa | Deja un comentario

Arnaldo Otegi en “Salvados”

Arnaldo-Otegi-Evole-Salvados-Atresmedia_EDIIMA20160418_0725_18

Hablaré de este tema, debido a la enorme audiencia que ha tenido este programa, muy por encima del resto de las intervenciones que ha tenido en televisión Arnaldo Otegi desde su salida de la cárcel de Logroño.

Mucha gente, tras ver el pasado domingo la entrevista de Jordi Évole a Arnaldo Otegi en “Salvados”, hemos dicho que es lo que esperábamos. Pero me gustaría puntualizarlo. Sin duda en cuanto a seguimiento del público, lo adivinábamos, pero en cuanto a temario yo personalmente me esperaba más. Me esperaba un Jordi Évole algo más audaz, poniendo incluso en algún aprieto a Arnaldo Otegi; un “poquito” menos sobre ETA y un “poquito” más de política institucional (incluso algo de puro electoralismo, por qué no). A pesar de ello, prácticamente todos los que lo dijimos en un lugar u otro, creo que tenemos bastante claras dos cosas: por un lado la trayectoria de Arnaldo Otegi, y por el otro que ahora que está fuera de la cárcel (donde fue encerrado como preso político por caminar hacia la formación de lo que hoy es Sortu, ni más ni menos) tiene tiempo para explicar el proyecto político que desea hoy defender.

Hasta ahora este hombre tenía sombras sobre su espalda que no le permitían llegar a mucha gente. Algunas de esas sombras, sin duda muy importantes, venían de su lado de la barricada; de las acciones violentas que se realizaban desde ese lado de la barricada, principalmente en manos de ETA. Ahora, su victoria en ese sentido, abanderando el viraje estratégico del transatlántico del MLNV sin dejarse prácticamente nadie fuera, consiguiendo después que una de sus expresiones (hoy Sortu) se aliara electoralmente con otras sensibilidades políticas (EA, Alternatiba y Aralar), ha dado como primer fruto un clima de normalidad política que, a pesar de que falta muchísimo por andar (presos, reconocimiento del daño, análisis consensuado del conflicto, poder de decisión depositado en las manos de la sociedad vasca, etc.) nunca se había vivido en Navarra y Euskadi (CAV).

Electoralmente no se le debe nada a Arnaldo Otegi, eso lo tengo bien claro, y creo que es un concepto que forma parte del tipo de democracia que defiende EH Bildu. Pero también tengo bien claro algo que se puede considerar opuesto: y es que sí tienen un importante rédito con la sociedad las formaciones políticas que nunca han dado ningún paso para que la normalidad política avanzara.

Por otro lado, creo que si hay algo muy concreto que se le debe a este hombre, es escucharle, porque hasta ahora, la sociedad en su conjunto, no hemos podido hacerlo con un mínimo de normalidad, ya sea porque ha sido encerrado en la cárcel sólo por defender ideas políticas, o porque cada vez que habría la boca sólo se le sabía replicar unas siglas: ETA.

Ahora Arnaldo Otegi, por primera vez podrá trasladar con claridad la oferta política que desea defender. Con la claridad que permite haber pagado por sus pecados para unos, o haber conseguido abanderar grandes logros para su pueblo para otros.

Jordi Évole tuvo miedo de escucharle, no quiso hacerlo. Prefirió mostrar una visión de lo que parece representar Arnaldo Otegi para el común de los ciudadanos del Estado español, en subjetivo, sin intención de objetivizar. Prefirió preguntar sobre sombras (mostrándolas literalmente también, de hecho), a un hombre que se ha ganado a pulso poder hablar de luz. Pero, por supuesto, como he dicho es lo que cualquiera podía esperar, y me remito a sus primeras palabras durante la entrevista: nadie esperaba aplausos.

Dicho esto, me gustaría animar a quien me lea a que haga otro esfuerzo más, escuchando una entrevista a Arnaldo Otegi realizada por Iñaki Gabilondo… hace quince años. Nadie esperaba aplausos en el último “Salvados”, pero personalmente esperaba una entrevista ligeramente distinta, más comparable a la que muestro de Iñaki Gabilondo, otro icono para el progresismo español, muy alejado de mi forma de pensar, pero que me encanta mostrar, porque tiene aquello que puedes desear en aquellos que no comulgan contigo: inteligencia y un mínimo de empatía. Una persona muy alejada del “cuñadismo de tonos rojizos” que parece querer representar Jordi Évole. Es lo que podía esperar, una entrevista como si hubiera sido realizada hace quince años; como si todo lo que ha pasado en los últimos quince años nunca hubiera ocurrido, eso podía esperar.

Es una entrevista en radio, de algo menos de media hora, que de verdad me gustaría animarte a escuchar, porque realmente contextualiza el presente, tras quince años con centenares de hitos dentro del conflicto vasco.

Enlace a la entrevista: ¿Es usted de ETA señor Otegi?

Como posdata, dejo ejemplos de esos hitos que ocurrieron tras esta entrevista: el fin de la actividad armada de ETA, la legalización de Sortu, la formación de Bildu, megaprocesos como el 18/98 y el 35/02, el encarcelamiento a Arnaldo Otegi, Rafa Diez y otros compañeros y compañeras por colaborar en la formación de un nuevo partido político, el PP acusando a ETA de los atentados del 11M, la ilegalización de Euskal Herritarrok y de varias formaciones relacionadas con la izquierda abertzale, el rechazo desde Madrid al plan Ibarretxe, el cierre de Egunkaria, accidentes en carretera por la dispersión, decenas de víctimas mortales de ETA, múltiples víctimas de otros tipos, gran cantidad de amenazas, centenares de detenciones, cientos de denuncias de torturas con varias condenas por falta de investigación, muertes en las cárceles por diversas circunstancias, enfermos y enfermas mantenidos en la cárcel…

Publicado en Ignominia densa | 2 comentarios